No es otro abandono

No es un abandono más, este no es de los que emocionan, de los que una vez que entras en ellos te sumerges en un mundo de ensoñación.

En este caso es un amasijo de hierros y de basura (y mucho plástico) que ha sido abandonado (o al menos en ese estado está) a merced del viento en un enclave de una belleza espectacular.

Os presento una pequeña serie de autorretratos.

Espero que os gusten.