Universa Natura

Desde hace un tiempo, una serie de paisajes y lugares me llaman la atención. En ellos aparece casi siempre la huella del paso del ser humano: restos de viejos molinos fluviales o marinos; abandonos industriales; viviendas o construcciones para actividades diversas.

Podríamos pensar en intervenciones humanas alterando el entorno natural. Eso pensé cuando comencé a sacar las primeras fotos. También me dije: «vale, eso no tiene tanto interés. Desgraciadamente, lo difícil es encontrarse la naturaleza inalterada, pura, desarrollada sin cortapisas. Esto que veo ya está adulterado por la mano del hombre».

Seguí, sin embargo, con la recopilación de imágenes sin saber muy bien porqué y para qué. Hace poco caí en la cuenta. No es la intervención del ser humano lo trascendente en estas fotografías. Eso es pasado; se conquistaron espacios que más tarde quedarían abandonados. Lo importante aquí es el presente: es la naturaleza la que está interviniendo la obra dejada por las personas, la que recupera los espacios perdidos, arrebatados. La Naturaleza toda, hecha una sola cosa, interviniendo con su mano la obra del hombre.

«Al menos -pensé- si un día desaparecemos como especie, todavía le quedará una segunda oportunidad a este planeta».

Universa Natura